Sin categoría

Estimados Bomberos y Bomberas, junto con saludar y deseándoles un próspero año 2022, quisiera expresarle a cada uno de ustedes los agradecimientos por permitirnos como oficiales poder guiarlos en este periodo y así generar y completar todos los proyectos que como Novena Compañía tengamos en mente. Entendiendo que para que esto suceda cada uno de nosotros como miembros de nuestra unidad debemos dar lo mejor de si para poder concertarlos.

 

Agradecer también a los oficiales que por distintos motivos no continúan en este nuevo periodo, tanto por su compromiso como gestiones para enaltecer a la “Bomba La Florida”, después de un periodo bastante complicado y que como Bomberos orgullos de pertenecer a esta unidad no debemos volver a repetir. Así como también desearles lo mejor de los éxitos y que sigan el camino ya forjado a nuestro Capitán Manuel Álvarez Osores y toda nuestra oficialidad 2022-2023.

 

Como Director labor que no tenía pensado ejercer en este periodo de mi vida Bomberil, quiero indicarles que siempre estaré para escuchar y ayudar en todo lo que se pueda dentro de mi cargo a cada uno de ustedes y a nuestro personal rentado, las puertas de la oficina siempre estarán abiertas a toda propuesta de mejora por el bien de la Compañía, pero comentarles que como oficialidad estaremos atentos al cumplimiento fiel del Reglamento del Cuerpo de Bomberos de Ñuñoa como de la Novena Compañía.

 

Para terminar, pedirle a cada uno de ustedes el máximo de esfuerzo para poder cumplir nuestros proyectos como la renovación de carro, eléctricos, quincho, piscina, etc., cada uno de ustedes es importante y cada uno debe sentir como propio los proyectos y trabajar para poder concertarlos.

 

Esperando que cada uno de los nonos tenga un 2022 lleno de éxitos tanto familiares como laborales, les saluda con un gran abrazo.

 

 

RODRIGO SALINAS ARAVENA.

DIRECTOR

“Emilio Carné Matas”

El tercer póstumo es un hombre un poco desconocido para muchos, data de la época de nuestros inicios y aparece en algunas ceremonias como la puesta en servicio de nuestro querido carro Fiat Bergomi como también se le reconoce como persona Ilustre de la comuna de La Florida.

Don Emilio ingresó a la compañía un 2 de enero de 1985, fue un exitoso empresario que contribuyó a que otros fueran bomberos. Nunca tripuló un carro o combatió con fiereza un incendio, solo desde su pequeña tribuna contribuía sencillamente con ayudarnos a adquirir materiales para cumplir de la mejor forma nuestra función como caballeros del fuego.

De las pocas historias que van quedando de esa época, los viejos Bomberos de La Florida, cuentan que mientras estaban equipando el nuevo carro Nissan Junior, se dieron cuenta que necesitaban una motobomba, por lo que recurrieron a Don Emilio para solicitar un aporte. Cuando le explicaron la situación y sin darse muchas vueltas, entrego un cheque en blanco y dijo “Compren una y que sea la Mejor”, este noble y simple ejemplo marca la generosidad de nuestro Voluntario Póstumo que, gracias a su colaboración económica constante, muchos hombres pudieron luchar contra el fuego. Mientras algunos se dirigían raudos a los llamados bajos sus sirenas, Don Emilio trabajaba detrás de su escritorio para mantener nuestros sueños intactos.

Quizás ser Bombero sea más que esta incansable lucha de agua y fuego, y Don Emilio es el claro ejemplo de nobleza, caballerosidad, cariño, amor al prójimo y camaradería.

Aunque los tiempos cambian, nos gustaría seguir teniendo gente como Don Emilio, que lamentablemente partió al cuartel celestial un 19 de marzo del 2005.

“Miguel Mülchi Benavente”

Ingresa a la cuarta compañía de bomberos de La Florida, un 31 de marzo de 1978, siguiendo los pasos de su hermano mayor Diego, lugar donde aprendió cómo era la vida bajo la línea del deber, una compañía muy humilde, posicionada en la mítica Villa O’Higgins, sector de grandes incendios, que con los pocos recursos que existían en la época, lograban sofocar los que se les pusiera por delante. Producto de la anexión del CB La Florida al CB Ñuñoa, la cuarta compañía sería disuelta, dando paso a que muchos cuartinos emigraran a la Novena Compañía (Ex Primera Compañía).Don miguel era un bombero apasionado y comprometido con esta noble labor, una persona alegre y con un compañerismo inquebrantable, en la Novena Compañía logró ocupar el cargo de Teniente Segundo, además de ser el jefe de la Guardia Nocturna. A fines de 1982 es diagnosticado con cáncer, a raíz de esta enfermedad debe dejar su querida guardia nocturna.

El 6 de febrero de 1983, Bomba La Florida debe izar su bandera a media asta, para despedir a Miguel Mülchi Benavente, sin duda una despedida muy dura, se tenía que decir adiós con solo 23 años de edad a uno de los hombres que componía el servicio activo de la compañía.

El legado de Miguel se mantiene vivo, no sólo con su retrato en nuestra sala de sesiones, también en las filas de la Compañía con su hermano Diego Mülchi y su sobrino que lleva el mismo nombre que su tío, Miguel Mülchi, ambos bomberos excepcionales de un carácter forjado en fuego y lideres a la hora de actuar, que definitivamente deben hacer sentir orgulloso a Miguel desde el cuartel celestial.

“Francisco Canepa Pesce”

Nació un 28 de diciembre de 1925 en Italia. Producto de la grave crisis que sufría Europa en esos años a consecuencias de la Primera Guerra Mundial, sus padres toman la decisión de emigrar a tierras chilenas en busca de un mejor pasar. A los 18 años se nacionaliza chileno y al tiempo después emprende con una ferretería llamada “Bellavista” en el punto neurálgico de la comuna.A inicios de la década del 60 conoce a Don Jorge Altimira Ortega, con quien estableció una estrecha amistad y quien lo motivó a fundar un cuerpo de bomberos en la comuna, la cual Don Francisco le responde que ya no está en edad de ser bombero, ya que sus padres de niño nunca lo dejaron que cumpliera este sueño, pero que de todas manera lo apoyaría porque la comuna lo necesitaba, esta idea se materializó un 17 de noviembre de 1963, día en el cual se fundó el CB La Florida, junto a la primera compañía, de esto él resulta electo como Comandante de la Institución. Una pequeña pieza al costado de su ferretería se reconoce como el primer Cuartel.

En marzo de 1964 se le detecta una grave enfermedad, la cual no le permitiría seguir ejerciendo su cargo. En abril se citaron a nuevas elecciones de cargos de la Institución, por deferencia los voluntarios de la época en forma unánime otorgan a Don Francisco, el cargo de 2º Comandante. Producto de su enfermedad en junio de ese año, Don Francisco Canepa enluta el gallardete de la Institución y de la 1ª compañía del Cuerpo de Bomberos de la Florida, el cual fue despedido con todos los honores correspondientes recibiendo el último adiós de la comuna que lo recibió y que él juró cuidar de las llamas. Sin duda la institución con sólo seis meses de vida, recibía un duro golpe, debían despedir no solo al amigo si no a un gran hombre. Se acordó que en honor a Don Francisco, el primer carro que tuviera la compañía llevaría su nombre y por esas casualidades fue el carro Fiat Bergomi de origen italiano igual que nuestro Comandante.

En el año 2012 por acuerdo de Compañía se estableció que nuestro semillero recibiría el nombre de “Brigada Juvenil Comandante Francisco Canepa Pesce”, en honor a nuestro Fundador y Comandante, el cual cuando niño quería convertirse en bombero, pero se convirtió en nuestro primer comandante.

Un padre es quien en nuestros corazones está ahí para guiarnos y acompañarnos, nos brinda el apoyo en los momentos necesarios, no siempre es quien nos da la vida pero es quien siempre está a nuestro lado para aconsejarnos, y darnos la mano, un Padre es aquel que enseña Valores y nos hace personas íntegras, como así también es aquel que enseña que con Esfuerzo se puede cumplir cualquier meta.

En este día del Padre la Novena Compañía del Cuerpo de Bomberos de Ñuñoa, “Bomba La Florida” les desea a todos ustedes un feliz día, en especial para nuestros bomberos que son padres, que con “Valor y Esfuerzo” compatibilizan esta labor bomberil con ser padres.